FANDOM


El Boogeyman (m. 22 de diciembre de 2022) fue uno de los espectros más peligrosos a los que se ha enfrentado la comunidad mágica, y de los más antiguos. Mantuvo a varios magos al borde de la muerte durante años, y hubo verdaderas luchas e intrigas para intentar controlarle. Finalmente, fue destruido gracias al uso de las Reliquias de la Muerte.

Biografía Editar

Origen Editar

Para explicar los orígenes de semejante ser, debo contaros una historia. Una que se remonta a hace milenios. Al nacimiento del espectro. A una leyenda que hablaba de él, que todavía se cuenta con temor en las tierras en las que nació.

Hablaba de Djadjaemankh, un mago. Para asombro de los mortales que le rodeaban había vivido más de cien años cuando en la época eran dichosos los que llegaban a los treinta.

Corrían leyendas por todo Egipto sobre su poder. Se contaba que había abierto los mares para recuperar una joya de la esposa del faraón con apenas un murmuro y un gesto de su mano. Que había movido a las plagas contra los enemigos de su tierra con apenas mezclar unas hierbas en un cuenco. E incluso se decía que dotaba de vida a las esfinges para custodiar los templos y los palacios con apenas unas gotas de su sangre. 

Había sobrevivido a ocho faraones, y por ello era tratado como uno de ellos, un hijo de los dioses enviado a custodiar de sus hermanos. Tal era el respeto que se logró con sus hazañas y que despertaba con su poder. 

Pero aquel que roza a los dioses jamás se conforma con una caricia. Codició más poder, envidioso del de sus padres; uno que nunca podría alcanzar con los límites de su cuerpo mortal… y pactó con un demonio. Usó sus poderes sobre la muerte para invocar un espíritu tan maligno como poderoso y trató de consumir su alma para arrebatarle sus poderes.

Pero su ambición no le dejó conocer la superioridad del espíritu a sus capacidades y el ritual falló, dejando al nigromante a merced del demonio… que lo consumió a él. Nació de esa unión un ser maligno como jamás se había conocido antes.

Ni dios, ni demonio, ni humano. Otra cosa.

Un alma que se llevó a los primogénitos de Egipto en una sola noche.

Djadjaemankh había dado rienda suelta a la Muerte en el mundo.

Exilio en El Otro Lado Editar

Djadjaemankh había dado rienda suelta a la Muerte en el mundo convirtiéndose en la propia Muerte, y Egipto se convirtió en un lugar de terror donde ningún mago podía entrar o salir, donde cada ciclo se creaban maravillas de la magia oscura, de una manera que nunca antes se había visto en este mundo.

Fue muchos años después, desesperados, cuando los magos egipcios recurrieron a lo único que se les ocurrió para eliminar a la sombra que había tomado reinado sobre sus tierras. Recurrieron a los únicos artefactos que sabían que podrían conquistar a un ser como el que reinaba ante ellos: las Reliquias de la Muerte. 

Así, una coalición de magos egipcios se armó con la capa, la piedra y la varita, después de siglos intentando localizarlas, y derrotaron a la criatura. No quedan registros de cómo fue el combate, pero se sabe que la derrota de Djadjaemankh terminó destruyendo el cuerpo material que estaba ocupando y devolviéndole a su lugar de origen, el misterioso plano conocido como El Otro Lado.

Permaneció durante muchos años en ese lugar. Hasta el año 2018.

Segunda Invocación Editar

En abril del año 2018, un joven de séptimo curso de Hogwarts llamado Brad Garrity exploró la Sección Prohibida de Hogwarts. Entre los libros con los que se topó, encontró uno de Magia Ritual que hablaba de la invocación y dominación de poderosos espíritus de magia negra. Lo único que hacía falta era un ancla en el mundo material, un cuerpo que pudiera alimentarle.

Engañó a un joven chaval de primero, Anthony Burton, para que practicara magia con él. Un tutor de cursos avanzados. El chaval estuvo encantado de poder mejorar rápidamente y separarse de sus compañeros de primero. Y Garrity se aprovechó de esto para vincular al espectro de Djadjaemankh al cuerpo del joven Burton.

Pero el espectro no era todavía suficientemente poderoso. Consiguió acabar con la vida de Garrity y dedicó todo lo que pudo de ese año a reunir fuerzas y aliados en el mundo terrenal para los grandes planes que tenía. Había sido condenado a una experiencia que no iba a repetir, y pretendía tener su venganza.

El Juego de Boogeyman Editar

Un año después de su invocación, el espectro decidió comenzar a poner en marcha su plan. El primer paso era destruir el lugar en el que se encontraba Burton, Hogwarts, para poder tener un centro de operaciones sin la oposición de los grandes magos del castillo. Sin embargo, estar vinculado a un niño de ahora 12 años tenía su parte negativa, y al fundirse con su anfitrión, parte de su personalidad cambió a la que influenciaría un crío como Anthony Burton, y, en vez de una masacre, planteó un juego macabro.

Varios alumnos y profesores se vieron envueltos en este juego, en el que el espectro, que se hizo llamar Boogeyman (de nuevo, por influencia de Burton), planteó una situación de la que no había escapatoria. Pero gracias a las grandes acciones de dos magos, Evelyn Hargreaves y Robert Stevenson, el origen del Boogeyman fue descubierto, y averiguaron lo que necesitaban hacer para detenerlo: acabar con el espectro. 

Así fue como Robert Stevenson se ganó el apodo de Mataniños, llevándose por delante la vida del joven Burton delante de todo el comedor para expulsar al Boogeyman antes de que se descontrolara y volviera a adquirir un poder como el de antaño. Y el Boogeyman fue expulsado una segunda vez, de nuevo jurando venganza.

Un dios de la guerra Editar

Pero la expulsión del espectro no fue suficiente. El Ministerio de Magia había sido consciente del crimen que se había cometido, pero también de la verdad escalofriante que había detrás. Varios inefables del Departamento de Misterios comenzaron a trabajar en investigar el potencial del espectro conocido como el Boogeyman, y en la posibilidad de traerlo de vuelta y vincularlo, convirtiéndolo en una herramienta militar superior a cualquiera que pudieran tener otras naciones rivales.

Al enterarse de esto, unas criaturas conocidas como lagneias advirtieron a Robert Stevenson, el único de los participantes en el caso Boogeyman que parecía interesado en mantener al espectro encerrado o muerto. Durante meses, estuvieron preparando un plan para acabar definitivamente con el espectro antes de que el Ministerio de Magia tratara de invocarlo. Desgraciadamente, estaban en un complejo contrarreloj.

La Caída de Hogwarts Editar

El 9 de abril del año 2021, Hogwarts conmemora el aniversario de la masacre de la Manada de Fianna. Durante el memorial, el entonces Ministro de Magia William Longshank decide inmolarse después de revelarse que había sido convertido en hombre lobo. Esto desata el caos en Hogwarts, y una batalla campal tiene lugar en el Gran Comedor.

Es el momento que Robert Stevenson aprovecha para tumbar la gran fortaleza que es Hogwarts. Gracias a los artefactos y hechizos aprendidos por la influencia de las lagneias, Robert fue capaz de comandar una armada de heraldos en un momento de caos, junto con una horda de dementores, que parecían haber desaparecido de Inglaterra.

En condiciones normales, puede que el asalto hubiera podido ser resistido… pero, en mitad del caos, resultó imposible. Hogwarts cayó, convertido en un erial habitado por dementores y heraldos, un ambiente terrible en el que sólo había una persona viva llevando a cabo su plan para destruir al Boogeyman. 

El Escondite Inglés Editar

Las lagneias habían instruido a Stevenson con las instrucciones para llevar a cabo un ritual que eliminara al Boogeyman para siempre. Para eso, lo que debía hacer era invocarle mediante una forma de magia oscura muy poderosa, que requería varios sacrificios humanos, y entonces, cuando estuviera en el mundo material sin ningún tipo de ancla o atadura, sin ningún seguro, acabar con él. 

Pero Robert no pudo conseguir los materiales que se pedían para acabar con el espectro (una familia formada por tres hombres lobo), así que las lagneias acudieron en busca de ayuda externa. Aunque muchos se negaron a escuchar, algunos pocos, entre los que destacaba la jugadora de Quidditch Alexia Bingley, perseveraron, y estos pocos fueron los que consiguieron secuestrar estas vidas humanas de La Reserva, provocando un incidente diplomático que en el futuro desembocaría en la Guerra de la Reserva

Bingley y sus aliados, junto con otro grupo formado por Darius Hawthorne, Danielle Stevenson y Bef Vellamorte, un trío de magos que querían entrar a Hogwarts por sus propios motivos, se encontraron llevando el sacrificio humano a Robert Stevenson. Tras un intenso debate, todos accedieron a llevar a cabo el ritual y convocar al Boogeyman. 

Las cosas, como era de esperar, salieron mal.

El Boogeyman era demasiado poderoso para lo que plantearon. Ni siquiera con el sacrificio de las lagneias pudieron destruirle, aunque se quedaron bastante cerca de ello. El espectro tuvo que recurrir a gran parte de sus habilidades, y consiguió escapar para recuperar fuerzas en Egipto, la tierra que le vio nacer.

El Valle de los Reyes Editar

Por fortuna, varios de los participantes de estos crímenes perseveraron. Tras una intensa búsqueda, los magos que dejaron escapar al Boogeyman en un primer momento consiguieron hacerse con las Reliquias de la Muerte, y gracias a los muchos aliados que se vieron obligados a hacer en el camino, rastrear al Boogeyman.

En diciembre del año 2022, este osado grupo penetró en el Valle de los Reyes, en Egipto. Recorriendo las pirámides, finalmente descubrieron lo que tenían que hacer: destruir al Boogeyman usando la Varita de Saúco, en su propio mundo, en El Otro Lado. Destruirle en éste sólo serviría para detenerle temporalmente… y necesitaban estar seguros.

Así que se armaron con todo lo que pudieron, y asaltaron las pirámides del Valle de los Reyes. Después, tras cruentas batallas, consiguieron arrinconar al Boogeyman en El Otro Lado, lugar en el que Bef Vellamorte en solitario consiguió lanzar una Maldición Asesina al espectro, con la Varita de Saúco

Y, con eso, el Boogeyman quedó permanentemente destruido.

Apariencia física Editar

No se conoce con precisión cuál es la apariencia real del Boogeyman, sólo la forma que toma en este mundo cuando es invocado. Su boca está completamente desencajada, rasgada hasta donde parece imposible mantenerla junta. Su piel, pálida y blanca, parece surcada de miles de cortes y heridas profundas, y se mantiene junta únicamente por varias vendas que le envuelven aquí y allá, manteniendo la carne rasgada pegada entre sí. Sus dos ojos son poco más que globos oculares que se salen de sus cuencas y que no tienen ni párpado ni pestaña. Su tamaño es el de un hombre adulto normal, aunque parece una versión completamente degenerada y decrépita, como si hubieran torturado y destrozado un cuerpo hasta el mínimo en que éste puede seguir pareciendo un cuerpo.

Rasgos y personalidad Editar

Aún a día de hoy existen multitud de controversias sobre cuál es la personalidad del Boogeyman, lo único que se ha concluido de éste es que, dado que es un ser nacido de la mezcla de ciertos poderes mágicos, su personalidad es totalmente mutable. Además, parece que se le pega parte de la personalidad de las personas que sirven de ancla a su presencia en el mundo. Por ejemplo, cuando estaba anclado a Anthony Burton tenía una personalidad infantil y más juguetona, mientras que Djadjaemankh le insuflaba de rasgos más tiránicos y una orientación más absoluta.

En cualquiera de los casos, el Boogeyman es un espectro, una criatura de entropía y caos. Hacer lo que la moralidad convencional define como “el mal” es parte de su naturaleza. No siente ningún reparo en asesinar o aniquilar, y corrompe todo aquello que toca. Lo único que mantiene con vida es lo que le puede servir, y hasta eso es susceptible de ser destruido más adelante, si la situación le conviene. 

Habilidades mágicas y destrezas Editar

  • Inmortalidad: El Boogeyman era un ser inmortal. Sólo había una manera concreta de acabar con su vida: atacándole con las Reliquias de la Muerte, en su propio plano de origen. Cualquier otra cosa, aunque podía destruir las anclas que tenía al mundo, no habría acabado con él, sólo lo habría debilitado. Y para un ser eterno, ser debilitado y tener que esperar unas décadas para poder volver a ejecutar su plan es un precio menor.
  • Control sobre los dementores: No se sabe por qué exactamente, pero los dementores eran incapaces de resistirse a la voluntad del Boogeyman, y tampoco sus heraldos. Sirvieron durante meses como guardianes de su morada en El Valle de los Reyes, y actuaron siempre acorde a sus designios. Algunos teorizan una relación entre el origen del Boogeyman, El Otro Lado, y estas criaturas. 
  • Control sobre las sombras: El Boogeyman era un ser que tenía un control absoluto sobre las sombras. Si se concentraba, podía ver lo que sucedía a través de cualquier sombra que se arrojara por algún tipo de luz, y, con un poco más de esfuerzo, podía transportarse automáticamente a esas sombras, ignorando cualquier tipo de protección antiaparición. La debilidad de esto es que tenía que concentrarse activamente. 
  • Patronazgo mágico: El Boogeyman podía “patrocinar” a un mago o bruja. Le cedía parte de su poder a cambio de vincular la voluntad de este mago a la suya propia, y que éste no pudiera desobedecer. Este patronazgo tenía que ser voluntario, pero ofrecía un poder desmesurado que convertía a todos sus sirvientes en magos expertos y verdaderas amenazas para cualquiera que se pusiera en su camino, además de dotarles de características especiales y únicas. 
  • Toque de la muerte: El toque del Boogeyman podía inducir al suicidio. Sólo aquellos que tienen una voluntad de acero podrían ser tocados por el Boogeyman y resistirse a cometer suicidio, aunque seguramente tuvieran que hacerlo a través de herirse lo suficiente para quedar inconscientes. Por supuesto, el Boogeyman podía decidir no aplicar este poder, y simplemente usar una fuerza sobrehumana natural para golpear.