FANDOM


Matthew Brubaker (n. 10 de octubre de 1954), O. M. Primera Clase, es un mago de sangre pura que ocupa el puesto de Señor de la Guerra del Ministerio de Magia y que ha servido bajo los mandos de todos los Ministros de Magia desde la Primera Guerra Mágica. Es una de las voces más veteranas y escuchadas del mismo, así como de los hombres más antiguos del Wizengamot.

Biografía Editar

Primeros años Editar

Matthew nació de dos magos de sangre pura, el galés Edward Brubaker y la norteamericana Sarah Brubaker (Winchester de soltera), ambos trabajadores para el gobierno de sus respectivos países. Mientras su padre era un importante oficinista en el Departamento de Seguridad Mágica, su madre fue una de las combatientes de la Guerra Mundial de Magos cuando apenas se había graduado.

Es normal que, con dos combatientes, el ambiente en el que creciera Matthew estuviera marcado por charlas de guerra, conflictos bélicos, y sus cuentos de cuna fueran historias que relataba El Profeta o anécdotas de los tiempos de combatiente de su madre. Esto fue dibujando su propio interés en el tema, así como sus aspiraciones.

Queriendo que su hijo se convirtiera en una persona capaz de tener más logros que ambos, Matthew comenzó a ser adiestrado desde joven para destacar en el colegio. Varios tutores privados le enseñaron materias mágicas avanzadas, y aprendió gran parte de lo que podía dar de sí Hogwarts antes de entrar.

Cuando llegó la carta, estaba más que preparado para convertirse en uno de sus alumnos más ilustres.

Educación en Hogwarts Editar

Matthew Brubaker ingresó en 1964 en Hogwarts, como miembro de la casa Ravenclaw, y pronto se destacó entre sus compañeros. Gracias a su educación privada anterior a su entrada en el colegio, se convirtió en uno de los mejores alumnos, y su afición por el ajedrez mágico lo convirtió en compañero de partidas de varios profesores del castillo, a muchos de los cuales pudo batir en varias ocasiones y ganarse su respeto y sus simpatías. Durante sus últimos años, como era de esperar, obtuvo el puesto de Prefecto y de Premio Anual respectivamente. 

Sin embrago, nunca fue un chaval especialmente popular, más allá de eso. No tenía demasiado interés por el Quidditch, y estar alejado del deporte mágico era estar alejado de gran parte de las atenciones de sus compañeros. Eso no le impidió hacer varios contactos y amigos, especialmente entre la casa Slytherin, que posteriormente cimentarían su escalada en el Ministerio de Magia.

Primera Guerra Mágica Editar

La graduación de Brubaker en el año 1971 coincidió con el estallido de la Primera Guerra Mágica, y eso supuso que no le costó encontrar trabajo en el Ministerio. En un tiempo en el que la mayoría de magos preferían huir del país o ignorar los cargos oficiales, él se destacó en el Departamento de Seguridad Mágica con un eficiente trabajo burocrático y de coordinación de tropas. 

Su madre falleció durante la Primera Guerra Mágica, combatiendo ella sola contra tres mortífagos. A pesar de esto, Matthew nunca entró en combate, y su eficacia no se vio disminuida en lo más mínimo. Sus compañeros del momento pensaban que eso lo convertía en un monstruo o en alguien sin corazón. Pero su fría eficiencia fue de utilidad para salvar muchas más vidas.

Entreguerras Editar

No hay demasiada utilidad para un arma en periodo de calma. Fue durante las entreguerras que Brubaker consiguió hacerse un hueco en el Wizengamot, y abandonó el Departamento de Seguridad Mágica, una baja que fue lamentada por muchos de sus compañeros y superiores, aunque, como decimos, no había necesidad para él. Se dedicó a interrogar y participar en los juicios a la mayoría de mortífagos que eran perseguidos y encerrados, sin mayor interés que ése.

En esta época falleció también su padre, en esta ocasión de viruela de dragón. Murió en San Mungo debido a un error en el tratamiento.

Segunda Guerra Mágica Editar

Matthew se encontraba entre aquellos que renegaban de la vuelta de Lord Voldemort y no creían en magias oscuras. Un enemigo muerto está muerto, y es absurdo seguir mirando por encima del hombro en vez de concentrarse en el futuro. Sin embargo, el estallido de la Segunda Guerra Mágica demostró no sólo que se equivocaba, sino que en el mundo pasaban cosas que él no podía comprender. 

De nuevo, se alejó de todas las posibles batallas. Ejercía labores de coordinación en el Ministerio de Magia, y mantenía su puesto en el Wizengamot. Algunos han criticado que, en estos momentos, Brubaker no fuera de las voces críticas con el gobierno de Pius Thicknesse o el anterior de Fudge, pero él simplemente contesta que se trata de un hombre del Ministerio, y su labor es servir al Ministerio, independientemente de quién esté a la cabeza.

Al demostrar que muchas de las figuras a las que admiraba durante la guerra fueron falleciendo, como Albus Dumbledore (y algunos sospechan que también falleció algún amante o familiar suyo, aunque esto nunca ha sido demostrado), fue adoptando una postura más crítica. En los últimos meses, permitió que las transmisiones ilegales de Pottervigilancia continuaran, y no terminó de denunciar actitudes pro-muggles en el interior del Ministerio. Sin embargo, nunca levantó la varita contra nadie, mortífago o no.

Periodo de postguerra Editar

Brubaker se mantuvo alejado de la política activa durante todo el periodo de postguerra y el gobierno de Kingsley Shacklebolt. Conforme con la elección del nuevo Ministro de Magia, y creyendo que lo que hacía falta en tiempos de paz era alguien que no fuera como él, mantuvo su asiento honorífico en el Wizengamot y participó de algunas de las decisiones tomadas durante este periodo, pero dejó todo en manos de sus compañeros y disfrutó de un, en su opinión, merecido descanso. 

Trimestre Sombrío Editar

Fueron los Sucesos del Departamento de Misterios los que devolvieron a Brubaker a la primera plana del mundo militar. Debido al intenso combate que tuvo lugar en los salones del Wizengamot y en el Departamento de Misterios, Matthew se vio obligado a tratar de juntar y dirigir a varios hombres con los que repeler el asalto de la mejor manera posible. Se dice que, sin su intervención, el Ministerio podría haber caído permanentemente. 

Durante los tres meses siguientes, se vio desbordado por el trabajo, aunque nunca roto por la presión. Su trabajo fue hacer control de daños, e ir arreglando todos los desastres que iban surgiendo en la comunidad mágica, uno tras otro. Especialmente destacable es el enfrentamiento que tuvo con el Ministro de Magia Helbert Burrow, por su designación de tropas para la defensa del Valle de Godric, que dejó vulnerable el Ministerio de Magia para un segundo asalto.

Reconstrucción de Inglaterra Editar

En esta ocasión, Brubaber no dejó sólo en manos de Layfield la reconstrucción del país. Aunque sabía que las políticas conciliadoras y pacifistas de éste resultarían en una menor necesidad de sus talentos, continuó ayudando en la medida en que surgían conflictos y batallas, tratando de contener el alzamiento de las Manadas Hostiles y organizando varias operaciones e incursiones en Territorios Hostiles.

En esta época, Brubaker continuó teniendo conflictos, aunque se dice que en esta ocasión fueron con Andy Alvein, uno de los famosos héroes del país. Mientras que Alvein reclamaba una aproximación más proactiva al conflicto y hablaba de una guerra de la que sólo él parecía ser consciente, Brubaker reclamaba obediencia al Ministro de Magia y a sus formas. 

Operaciones Sombrías Editar

En esta época, Brubaker decidió por su propia iniciativa crear una serie de operativos que operaran de manera extralegal y extraoficial. Llamó a este grupo Operaciones Sombrías, y se estableció como el director de las mismas, una tarea que le venía como anillo al dedo. Sin terminar de fiarse de la manera de operar de los continuos Directores del Departamento de Seguridad Mágica ni del pacifismo de Layfield. 

La Noche Más Larga Editar

El 9 de abril del año 2021, Brubaker fue el que se encargó de organizar y enviar un equipo de respuesta a Hogwarts cuando se perdieron las comunicaciones. También fue el encargado de decidir qué hacer con los hombres lobo supervivientes, que fueron ejecutados violentamente de acuerdo a las influencias de William Longshank sobre el Wizengamot. 

La Operación Asedio Editar

Con la Caída de Hogwarts, a Brubaker se le retiró el mando de varias de sus tropas por parte del gobierno de emergencia del Wizengamot. Pensando que la operación era mejor concebida como un operativo de las fuerzas de choque y no como una maniobra militar de todo el Ministerio de Magia, Lord Viktor Worthington fue elegido para conducir la operación, junto con varios miembros de las fuerzas de choque de confianza como Erika Poelmann o Samuel Farquharson

Brubaker discutió personalmente con Worthington, reclamando que le permitiera formar parte de la organización de la operación y planteando varios planes de actuación. Todos ellos fueron desestimados. Que durante la Operación Asedio se perdiera a varios miembros de importancia le dieron la razón. 

La Guerra de La Reserva Editar

Durante la Guerra de La Reserva, Matthew Brubaker jugó un papel fundamental, aunque alejado de toda posible voz pública, y tan sólo unos pocos fueron conscientes de su aportación. Quedando toda la parte militar del conflicto en manos de Lord Viktor Worthington y sus hombres de confianza, como Samuel Farquharson, quienes ya le habían apartado de la Operación Asedio con anterioridad, Brubaker concluyó que la única posibilidad lógica para que Worthington ignorara sus consejos era que Worthington era un enemigo público.

Fue por iniciativa suya que se activó la Carta de los Persas, y se convirtió en El Inmortal de un gobierno en la sombra que estuvo a la expectativa de ver muestras de la corrupción de Worthington para actuar. Cuando éstas no llegaron, el gobierno se disolvió, y Brubaker retomó sus funciones con normalidad en el Ministerio de Magia. 

La Hora Bruja Editar

Cuando llegó el conflicto conocido como La Hora Bruja y el Ministerio de Magia, así como la mayoría de miembros del Departamento de Seguridad Mágica, quedaron alejados de todo contacto, Brubaker tomó las riendas de un nuevo gobierno de emergencia provisional. Organizó a sus hombres en unas grutas que descubrió cerca del monumento de Stonehenge, y estuvo dos semanas buscando y reuniendo a los agentes que tuvieran esparcidos por el país. 

Cuando el Ministro de Magia, Irvin Giles, consiguió escapar del Ministerio, él mismo hizo oficial el nuevo título de Señor de la Guerra con el que Brubaker se había autoproclamado, y le dio el control de todas las tropas ministeriales. Con la coordinación de ambas mentes, consiguieron establecer contacto con el exterior y recibir apoyos de la Confederación Internacional de Magos, que hasta entonces se había mantenido neutral. 

Con las tropas recogidas, Brubaker peina y limpia una zona de pueblos del condado de Salisbury, cercanas a su base de operaciones en Stonehenge. Esto permite desplegar a varias brigadas internacionales enviadas por la Confederación, que reciben en estas viviendas la comida y bebida necesarias, así como instrucción. 

Gracias a los apoyos internacionales, Brubaker ordena un vuelo sobre Londres con todas las tropas que puedan montar en escoba, y reconquista en una última batalla el Ministerio de Magia, que había sido abandonado por las Hijas de Samhain

Actualidad Editar

Todos los esfuerzos de Brubaker se centran en el conflicto actual con el M.A.C.U.S.A.. A pesar de que no ha habido ninguna operación militar directa, se sabe que Brubaker está haciendo labores de inteligencia y coordinando varios operativos secretos de las Operaciones Sombrías. 

Apariencia física Editar

El rostro arrugado de Matthew fue atractivo en algún momento de su pasado, aunque ahora no es otra cosa que imponente. Una ascendencia aparentemente aria da como resultado un rostro de facciones duras y marcadas, de cabello que antaño era rubio y largo y ahora es blanco, y de unos ojos verdes que lo contemplan todo con dureza.

Es un hombre de gran altura, de aproximadamente 1.90, y su figura resulta bastante imponente de ver. Tiene un aura de presencia a su alrededor que hace que cueste mirarle durante varios segundos seguidos, pese a que realmente no tenga un gran físico, sino más bien escuálido y delgado con la edad. 

Apenas dibuja una sonrisa en su rostro, siempre serio y adusto. Sus gestos siempre son calmados, nunca moviéndose de manera agresiva, sino tranquila y calma pese a lo que pudiera pasar.

Rasgos y personalidad Editar

Matthew Brubaker parece un hombre de hielo desde fuera. Se trata de una persona tremendamente seria, firme y carente de todo posible sentido del humor, lo cual hace que el trato con él resulte siempre áspero e incómodo. Muchas personas sostienen que estos rasgos representan a una persona amargada, pero Brubaker defiende que es porque en realidad se trata de un hombre eficiente. 

Eficiente y autoritario. Porque esa sería la segunda manera de referirse a él. Se trata de un hombre acostumbrado a dar órdenes y a que éstas sean escuchadas. No pierde el tiempo con charla trivial si puede evitarlo, y no consiente que nadie le lleve la contraria o desafíe su autoridad. Cuando eso sucede en un ambiente oficial, su reacción suele ser pedir el despido de la persona en cuestión, sin segundas oportunidades.

La única vez que se ha visto a Brubaker demostrando emoción alguna es durante sus partidas habituales de ajedrez mágico, donde deja entrever un espíritu tremendamente competitivo cada vez que se enfrenta a un rival. Da igual el nivel de su oponente, que él lo aplastará sin piedad, siguiendo la mejor estrategia que conozca para hacerlo.

Habilidades mágicas y destrezas Editar

  • Legeremancia: Es sabido que Brubaker es un legeremago experto, y de los mejores que tiene el Ministerio de Magia. Aunque rara vez hará uso de su legeremancia de manera intrusiva o ilegal, siempre se mueve dentro de esos límites y se asegura de que nadie pueda mentirle estando en su presencia, o de pillar inmediatamente al pobre diablo que lo intente. 
  • Genio militar: Brubaker es una de las mentes mejor dotadas para la guerra del Ministerio de Magia. Algunos lo comparan con genios como Napoleón o Alejandro, y no lo hacen sin razón. Unos pocos hombres parecen legión bajo su mando, y, cuando las cosas siguen sus delicadas instrucciones, normalmente hay pocos enemigos que puedan detenerle. Además, es sabido que Brubaker ha comenzado a fijarse en los servicios militares muggles de varios países para inspirarse. 
  • Ajedrez: Atado probablemente a su interés por la táctica y la estrategia militar, Brubaker es un reconocido ajedrecista que se pugna con el Ministro de Magia, Irvin Giles, por el título de mejor jugador del Ministerio de Magia. 
  • Escritura: A pesar de que nunca lo reconocerá públicamente, Brubaker es un ávido lector de novela negra y ha comenzado a escribir varias obras del género y a publicarlas bajo seudónimo.