FANDOM


El Ministro de Magia Británico es el líder de la comunidad mágica de Reino Unido e Irlanda. Es la cabeza del Ministerio de Magia, sobre el que tienen un control casi absoluto. El puesto de Ministro de Magia es elegido por la ciudadanía mágica. Es el equivalente al Primer Ministro muggle. 

Origen Editar

Antes de la existencia del Ministerio de Magia británico, en Inglaterra gobernaba el Concilio Mágico, una forma de gobierno más libre y abierta. El Concilio funcionaba mediante las disposiciones del Wizengamot, y era el jefe del Wizengamot el líder de facto del Concilio, aunque carecían de una estructura más allá de su cuerpo legislativo y el Departamento de Misterios. Había otros cuerpos menores encargados de distintas tareas. 

Con la imposición del Estatuto Internacional del Secreto desde la Confederación Internacional de Magos, en el año 1692, la sociedad mágica demostró necesitar una estructura más jerárquica y centralizada. Así, nace el Ministerio de Magia en el año 1707. Ulick Gamp es la primera persona en ser nombrada Ministro de Magia. 

Proceso de elección Editar

Elegibilidad: Editar

En el código de leyes del Wizengamot, se marcan los requisitos necesarios para ser Ministro de Magia. Un candidato a Ministro debe:

  • ser un ciudadano de nacimiento en Reino Unido o Irlanda;
  • tener al menos treinta años de edad;
  • tener el apoyo de al menos siete miembros del Wizengamot;
  • haber sido residente permanente en Reino Unido o Irlanda durante al menos catorce años.

Designación de candidatos: Editar

Los candidatos a Ministro de Magia son personas físicas, individuales. No existe el concepto de partido político. Sin embargo, para presentarse es necesaria la aprobación de siete miembros del Wizengamot. Normalmente, los candidatos son los elegidos para representar los intereses de ciertos grupos de magos dentro de los cuerpos de gobierno, de ahí la prominencia de Ministros de Magia con tendencias puristas.

Los candidatos participan en debates radiofónicos y conceden entrevistas a los medios publicitarios, además de realizar una campaña que comienza entre tres y seis meses antes de la convocatoria de elecciones. Sin embargo, en caso de cese (el motivo más común por el que acaba su mandato un Ministro de Magia), los candidatos no tienen todo ese tiempo para prepararse. Éste es el motivo por el que muchos políticos con aspiraciones al cargo están en un permanente estado de campaña.

Elección: Editar

Las elecciones se realizan mediante sufragio universal directo. En ellas puede participar todo mago mayor de edad empadronado en el término administrativo del Ministerio de Magia al que está votando. Los squibs pueden votar en estas elecciones desde el 2023, en una reforma promovida por Irvin Giles, el actual Ministro de Magia.

En ciertas ocasiones de necesidad o crisis, el Wizengamot puede ofrecer el cargo de Ministro de Magia a una persona en concreto. Estos mandatos suelen ser limitados en el tiempo, y destinados a resolver las crisis concretas a las que se enfrenta el gobierno en esos momentos. Un ejemplo de esto es Albus Dumbledore, al que el Wizengamot pidió ser Ministro de Magia (y se negó) hasta en tres ocasiones. Otros Ministros nombrados así son todos los que participaron en el Trimestre Sombrío o Lord Viktor Worthington de cara a la Guerra de La Reserva

Permanencia y límite de mandatos: Editar

La elección del Ministro de Magia es un proceso democrático que se realiza cada siete años, aunque puede ser antes en caso de cese o incapacidad del Ministro de Magia actual, o si el Ministro desea convocar elecciones.

No hay límite de tiempo para un Ministro de Magia, y todos los años en los que gobierne son parte del mismo mandato. La mayoría de Ministros de Magia dejan de serlo cuando ellos lo escogen, se fuerza su dimisión desde el Wizengamot o mueren en el cargo. No hay instancias de Ministros siendo derrotados en una reelección. Ese es el motivo por el que un Ministro de Magia no vuelve a ocupar el asiento después de pasar por otro entre medias. 

Cese o incapacidad Editar

El cargo de Ministro de Magia puede quedar vacante por tres posibles circunstancias: muerte, dimisión y destitución.

La destitución se puede realizar, según el código de leyes del Wizengamot, si una comisión interna detecta en el Ministro de Magia casos de «traición, cohecho u otros delitos mayores o infracciones penales» y le acusa de esto con las pruebas determinadas. Tras este proceso, el Wizengamot tiene el poder de destituir de su puesto al Ministro de Magia, si al menos dos terceras partes (33 integrantes) de sus miembros votan la culpabilidad.

Otra posible forma de destitución es la moción de censura, en la que al menos tres cuartas partes (38 integrantes) del Wizengamot deben ponerse de acuerdo para votar la destitución. Esta moción de censura suele darse por casos de inutilidad manifiesta, como el caso de Cornelius Fudge

Históricamente, varios Ministros de Magia puristas de sangre y afiliados mortífagos han sido detectados por la comisión investigadora, pero el Wizengamot nunca los condenó posteriormente en la votación, en la mayoría de casos por mayoría purista entre sus filas. Sin embargo, sí lo han hecho cuando sus intereses se han visto comprometidos. 

La Carta de los Persas Editar

La Carta de los Persas es una forma especial de cese establecida tras la Segunda Guerra Mágica contra Lord Voldemort. Es un protocolo que se activa cuando se considera que el dirigente del Ministerio podría ser un impostor o un títere a través de alguna maldición. Cuando se envía la carta, algo que deciden los altos jerarcas militares (el Director del Departamento de Seguridad Mágica y los Jefes de las distintas oficinas), se organiza un gobierno en la sombra, bajo las ordenes de alguien que es llamado el Inmortal. Esa persona debe mantenerse en total secretismo hasta que llegue el momento de actuar, si es que llega. De ser así los miembros de las Fuerzas de Choque de más alto rango, así como sus homólogos entre los aurores, con el apoyo de ciertas fuerzas políticas darían un golpe de estado no cruento que mantuviera la estabilidad ministeral.

Lista de Ministros de Magia Editar

  1. Ulick Gamp (1707-1718). Originalmente Jefe del Wizengamot durante el Concilio Mágico, Gamp tuvo la complicada tarea de mantener el orden público de una comunidad fraccionada y asustada que todavía se estaba ajustando al Estatuto Internacional del Secreto. Su mayor legado es haber fundado el Departamento de Seguridad Mágica. 
  2. Damocles Rowle (1718-1726). Rowle fue elegido por una gran campaña de publicidad en la que se posicionaba como alguien “duro con los muggles”. Fue censurado por la Confederación Internacional de Magos y obligado a dimitir desde el plano internacional. Estableció la prisión de Azkaban.
  3. Perseus Parkinson (1726-1733). Durante su mandato, trató de aprobar una ley que hiciera ilegal casarse con un muggle. Sin embargo, se confundió al interpretar la opinión pública; la comunidad mágica, cansada de los sentimientos anti-muggles y buscando la paz, no le volvieron a votar en la siguiente legislatura. Es el único Ministro de Magia que ha perdido al presentarse a unas elecciones estando en el cargo.
  4. Eldritch Diggory (1733-1747). Popular Ministro de Magia que estableció un programa de reclutamiento y entrenamiento para aurores. Estableció un cementerio en Azkaban para los fallecidos en prisión. Falleció durante su mandato de viruela de dragón.
  5. Albert Boot (1747-1752). Atractivo y querido entre la población, pero un inepto. Dimitió tras una nefasta gestión de la Segunda Rebelión Duende.
  6. Basil Flack (1752). El Ministro de Magia con el mandato más corto antes de la llegada del Trimestre Sombrío. Dimitió después de que los goblins unieran fuerzas con comunidades primigenias de hombres lobo.
  7. Hespaestus Gore (1752-1770). Gore fue uno de los primeros aurores del Ministerio de Magia. Tuvo éxito en contener y eliminar varias revueltas de criaturas mágicas, aunque los historiadores creen que su postura en contra de programas de rehabilitación para los hombres lobo llevó a más ataques en el largo plazo. Renovó y reforzó la prisión de Azkaban. 
  8. Maximilian Crowdy (1770-1781). Crowdy fue un líder carismático que consiguió evitar varios atentados contra muggles planeados por extremistas puristas. Fue responsable de la no intervención mágica en la Guerra de Independencia de los Estados Unidos. Su misteriosa muerte en su oficina ha sido objeto de numerosos estudios y teorías de la conspiración.
  9. Porteus Knatchbull (1781-1789). El Primer Ministro muggle contactó con él en 1782 para ver si era capaz de ayudar con los problemas mentales que acusaba el Rey Jorge III. Lord North, el Primer Ministro, comenzó a ver su popularidad mermada por rumores de que creía en la magia. Esto llegó a oídos del Wizengamot, que forzó la dimisión de Knatchbull.
  10. Unctuous Osbert (1789-1798). Ministro que pasó sin pena ni gloria. Está considerado por todos los historiadores como una herramienta de un grupo de familias puristas de sangre.
  11. Artemisia Lufkin (1798-1811). Primera mujer en el cargo de Ministra de Magia. Estableció el Departamento de Cooperación Mágica Internacional. Hizo una importante campaña para tener una Copa Mundial de Quidditch en Gran Bretaña durante su mandato, cosa que consiguió en la Copa del Mundo de Quidditch del 1805.:
  12. Grogan Stump (1811-1819). Muy popular Ministro de Magia, apasionado fan del Quidditch (de los Tutshill Tornados), estableció el Departamento de Juegos y Deportes Mágicos. Además, fue capaz de gestionar y llevar a cabo legislación sobre varias criaturas y seres mágicos que habían sido causa de enfrentamientos en el seno del Wizengamot.
  13. Josephina Flint (1819-1827). Dimitió cuando se descubrió su fuerte actitud anti-muggle. Criticaba las nuevas tecnologías muggles como el telégrafo, asegurando que interferían con el adecuado funcionamiento de las varitas mágicas.
  14. Ottaline Gambol (1827-1835). Un visionario adelantado a su tiempo, Gambol estableció comités para investigar y acercarse a los investigadores y los grandes genios del mundo muggle, que, en esta época del Imperio Británico, parecían más grandes de lo que muchos magos habían imaginado.
  15. Radolphus Lestrange (1835-1841). Reaccionario que trató de cerrar el Departamento de Misterios, sin éxito. Los inefables le ignoraron y no obedecieron una sola de sus instrucciones. Terminó por dimitir debido a problemas de salud, que se rumoreó que estaban causados por el estrés del cargo y el rechazo público.
  16. Hortensia Miliphutt (1841-1849). Introdujo una gran carga legislativa, mucho mayor que ningún otro Ministro de Magia. Muchas de estas leyes podían resultar útiles, como distintos protocolos para desgnomizar los jardines, pero otras (como la puntiagudidad de un sombrero) terminaron por llevar a su caída política.
  17. Evangeline Orpington (1849-1855). Fue una gran y cercana amiga de la Reina Victoria, quien nunca supo que estaba tratando con una bruja. Se cree que Orpington intervino mágicamente (y de manera ilegal) en la Guerra de Crimea para ayudar a los intereses de su amiga.
  18. Priscilla Dupont (1855-1858). Poseía una irracional enemistad y odio por el Primer Ministro muggle, Lord Palmerston, hasta el punto de encantarle de manera que el Estatuto Internacional del Secreto se ponía en peligro cuando forzaba a monedas a convertirse en ranas de chocolate en mitad de un mitin. Fue obligada a dimitir por esto. Irónicamente, Palmerston fue forzado a dimitir por los muggles dos días después.
  19. Dugald McPhail (1858-1865). Un hombre tranquilo, y unas manos seguras. Mientras el Parlamento muggle atravesaba un periodo de convulsión, el Ministerio de Magia disfrutó de una merecida paz que no conocía desde hacía décadas.
  20. Faris “Fosa-Nasal” Spavin (1865-1903). El Ministro de Magia con el mandato más largo, y también el más prolijo. Sobrevivió a un “intento de asesinato” (una patada) de un centauro resentido por su famoso chiste “un centauro, un fantasma y un enano entran en un bar…”. Atendió el funeral de la Reina Victoria vestido con un gorro de almirante y con polainas, momento en que el Wizengamot gentilmente sugirió que era el momento de renunciar al cargo, con 147 años de edad.
  21. Venusia Crickerly (1903-1912). Segunda ex-auror en ocupar el cargo de Ministro de Magia y considerado tanto competente como agradable entre la población. Crickerly murió en un extraño accidente de jardinería relacionado con mandrágoras. 
  22. Archer Evermonde (1912-1923). Ocupó el puesto durante la Primera Guerra Mundial muggle. Evermonde aprobó leyes de emergencia para prohibir a las brujas y magos que se involucraran, temiendo una infracción masiva del Estatuto Internacional del Secreto. Miles desafiaron estas leyes, ayudando a los muggles cuando podían. 
  23. Lorcan McLaird (1923-1925). Un gran mago, pero un nefasto político. McLaird era demasiado taciturno: prefería comunicarse con monosílabos o con expresivas nubes de humo que producía desde la punta de su varita para transmitir su estado de ánimo. Fue forzado a dimitir debido a la irritación que causaban sus excentricidades. 
  24. Hector Fawley (1925.1939). Indudablemente, Fawley fue votado por lo diferente que era de McLaird. Extravagante y exuberante, pasaba más tiempo bromeando que atendiendo reuniones. No tomó demasiado en serio la amenaza que presentaba para la comunidad mágica Gellert Grindelwald. Lo pagó con su puesto de trabajo. 
  25. Leonard Spencer-Moon (1939-1948). Un Ministro firme, que ascendió en el Ministerio de Magia desde ser el chico de los recados del Departamento de Accidentes y Catástrofes Mágicas. Vivió un gran periodo de conflicto internacional, tanto en el mundo muggle como en el mundo mágico. Tenía una excelente relación personal y laboral con Winston Churchill 
  26. Wilhelmina Tuft (1948-1959). Alegre y positiva bruja que presidió durante un periodo de agradable paz y prosperidad. Murió en su oficina después de descubrir, demasiado tarde, que era alérgica al dulce de azúcar con sabor a árbol de las hienas. 
  27. Ignatius Tuft (1959-1962). Hijo de la anterior. Un político de línea dura que se aprovechó de la popularidad de su madre para ganar las elecciones. Prometió instituir un controvertido y peligroso programa de crianza y crecimiento de dementores, motivo por el cual le obligaron a dimitir. 
  28. Nobby Leach (1962-1968). Primer Ministro de Magia nacido de muggles. Su nombramiento causó consternación entre la vieja guardia, muchos de los cuales renunciaron a puestos en el Wizengamot en protesta. Siempre ha negado tener algo que ver con la victoria de Inglaterra en la Copa Mundial de Quidditch de 1966. Dimitió del puesto después de contraer una misteriosa enfermedad (sobre las cuales no han dejado de salir numerosas teorías de la conspiración). 
  29. Eugenia Jenkins (1968-1975). Jenkins se encargó con competencia de los disturbios puristas durante las marchas por los derechos de los squibs de finales de los años sesenta, pero pronto se enfrentó al ascenso de Lord Voldemort. Jenkins fue eliminada del cargo al mostrarse poco adecuada para el desafío mortífago. 
  30. Harold Minchum (1975-1980). Considerado un político de línea dura, dispuso todavía más dementores en Azkaban. Sin embargo, fue incapaz de detener o contener el imparable ascenso de Lord Voldemort al poder. 
  31. Milicent Bagnold (1980-1990). Una muy hábil Ministra de Magia. Tuvo que dar cuentas a la Confederación Internacional de Magos por las numerosas rupturas del Estatuto Internacional del Secreto el día y la noche posteriores a la derrota de Lord Voldemort y su fallido intento de asesinato sobre Harry Potter. Es conocida por sus famosas palabras: “Reconozco y defiendo nuestro inalienable derecho a festejar”, que siempre despertaba piropos entre la población 
  32. Cornelius Fudge (1990-1996). La mayoría de la comunidad mágica apoyaba a Albus Dumbledore para sustituir a Bagnold tras su dimisión, pero Fudge salió elegido cuando Dumbledore se negó a ocupar el cargo. Fudge dependió mucho de Dumbledore en los primeros años de su mandato. Cuando Lord Voldemort regresó, Fudge se negó a aceptarlo, y lanzó una sucia campaña de desprestigio contra todos aquellos que afirmaran que el Señor Oscuro había regresado. Fue forzado a dimitir cuando Voldemort apareció en el Ministerio de Magia. 
  33. Rufus Scrimgeour (1996-1997). Reemplazó a Cornelius Fudge en el estallido de la Segunda Guerra Mágica. Trató de asegurar a la población mágica que el Ministerio estaba haciendo progresos en la guerra mediante la reorganización de ciertas oficinas ministeriales, publicitando los arrestos que hacían y tratando de reclutar a Harry Potter como la insignia del Ministerio. Como resultado, el progreso real del Ministerio de Magia oculto por Scrimgeour no fue capaz de enfrentarse a la amenaza del regreso de Voldemort. Murió asesinado a manos de Lord Voldemort durante el golpe de estado mortífago. 
  34. Pius Thicknesse (1997-1998). Marioneta de los mortífagos bajo la Maldición Imperio, y designado Ministro de Magia tras su golpe de estado. Thicnkesse no fue consciente de nada de lo que hizo durante su mandato, y es uno de los motivos por los que se omite de la mayoría de registros oficiales y listas de Ministros. 
  35. Kingsley Shacklebolt (1998-2002). Elegido tras la Segunda Guerra Mágica, Shacklebolt dedicó su mandato a realizar mejoras en la sociedad, como quitar a los dementores de la prisión de Azkaban. Desapareció en misteriosas circunstancias durante los Sucesos del Departamento de Misterios
  36. Amadeus Shark (2002). Carismático héroe de guerra que falleció una semana después de jurar el cargo en un segundo asalto consecutivo al Ministerio de Magia.  
  37. Kirstin Bell (2002). Legisladora elegida como cabeza de turco que recibió las presiones de la sociedad por los tiempos oscuros en los que fue elegido. No pudo soportarlo y renunció a los ocho días de jurar el cargo.  
  38. Charles Fudge (2002). Designado por el Wizengamot debido a sus dotes diplomáticas para tratar los problemas de Gringotts durante el Trimestre Sombrío. Es forzado a dimitir tras meter la pata y conseguir el rechazo absoluto de los duendes.  
  39. Helbert Burrow (2002). Antiguo líder de las milicias mágicas, consigue mediante una serie de malas decisiones y nula capacidad de preparación, que un quinto del Wizengamot sea asesinado en un nuevo asalto al Ministerio de Magia. Los miembros restantes votan su dimisión por unanimidad.  
  40. Eddie Campbell (2002). Otro héroe de guerra que consiguió aguantar durante un mes entero y pareció hacer remontar al Ministerio de Magia. Las heridas provocadas en la Segunda Batalla de Hogwarts le forzaron a dimitir.  
  41. Bradshaw Layfield (2002-2018). Uno de los Ministros de Magia más queridos y celebrados por la población. Firmó la polémica Carta de Defensa y ayudó en gran medida a que la sociedad se estabilizara tras el Trimestre Sombrío.  
  42. William Longshank (2018-2021). Llevó una fuerte campaña anti-lupina desde que alcanzó el poder. Terminó su mandato suicidándose al darse cuenta de que había sido maldito con la licantropía, desatando una oleada de odio y la célebre Guerra de La Reserva. 
  43. Lord Viktor Worthington (2021). Escogido como uno de los más elevados militares del Ministerio de Magia para navegar la Guerra de La Reserva, Worthington firmó el Tratado de La Reserva y consiguió evitar más derramamientos de sangre, aunque renunció al cargo inmediatamente después.  
  44. Irvin Giles (2021- X). Uno de los Ministros de Magia más progresistas, el mandato de Giles se destaca por el peso de los conflictos internacionales casi más que los internos y nacionales, quizás debido al progresivo saneamiento de la economía y concesiones a las razas hostiles. 


Ministros de Magia de Gran Bretaña
Ministros de Magia:
Ministro de Magia