FANDOM


El Protocolo Leviatán es un estado de alerta militar diseñado por la Confederación Internacional de Magos para enfrentarse a las criaturas colosales más peligrosas del mundo. El Protocolo Leviatán sólo se puede activar si el Ministro de Magia de la nación, el Director de Seguridad Mágica y al menos dos tercios del cuerpo ejecutivo de gobierno lo autorizan. Se trata de un código que sólo conocen los altos cargos y los efectivos de seguridad que tienen que ejecutarlo.

Historia Editar

El Protocolo Leviatán nació oficialmente en noviembre del año 1755, tras el evento que los muggles conocieron como el Terremoto de Lisboa. Este sismo sacudió la ciudad portuguesa de Lisboa, causando las muertes de entre 60.000 y 100.000 personas, y fue seguido por un tsunami y un incendio que terminaron de arrasar la ciudad. 

La causa real del Terremoto de Lisboa fue el enfrentamiento del Ministerio de Magia portugués y todas sus tropas contra una criatura conocida como leviatán. Afortunadamente, los efectivos ministeriales consiguieron detenerlo en el mar, antes de que el ser llegara a las costas, pero las consecuencias del combate provocaron todas las consecuencias que arrasaron la ciudad. 

A raíz de un acontecimiento como éste, la Confederación Internacional de Magos decidió poner en lugar una serie de medidas y protocolos de defensa que prevendrían que la aparición de estas criaturas pudiera causar un nivel de destrucción similar (o superior. De no ser por el sacrificio de muchos magos portugueses, la criatura podría haber llegado a la costa), y mantener las ciudades a salvo. 

Leviatanes Editar

Tiene distintos nombres en distintas partes del mundo. En las zonas anglosajonas y con tradición marina, se habla de leviatanes. Los japoneses lo llaman 怪獣, o kaiju. Los griegos hablan de Τιτᾶνες o titanes, y los egipcios de los “hijos de Apophis”. En la India usan मकर o makara. Pero todos se refieren al mismo tipo de ser. 

Son criaturas consideradas auténticas abominaciones. Seres que traspasan la barrera de criatura mágica para convertirse en auténticas fuerzas de la naturaleza. No se consideran ni domesticables, ni estudiables de manera natural. Son puro instinto destructivo, y su única función es arrasar violentamente con lo que se ponga a su paso. Algunos de los teóricos recientes que han sido consultados opinan que es una manera de la naturaleza de revelarse contra la expansión humana, tanto mágica como tecnológica.

Procedimientos Editar

La activación del Protocolo Leviatán conlleva una serie de procedimientos estandarizados, determinados por el código del mismo nombre. También se conoce como el Protocolo ONICE, por las iniciales de cada uno de los pasos. Estos son los siguientes:

  • Observación e identificación del leviatán. Los magos deben asegurarse de que la criatura es un leviatán y no simplemente un ser mágico de cualquier otro tipo o una criatura mágica. 
  • Notificación internacional: El Ministro de Magia debe dirigirse directamente a la Confederación Internacional de Magos para solicitar los apoyos internacionales. La Confederación designa, entonces, a un grupo de militares para establecer un grupo de intervención que pueda participar en el combate. 
  • Intervención inicial o primer contacto. Un grupo de magos del Ministerio de Magia local es enviado a tratar de detener el paso del leviatán o retrasarlo mientras se prepara el siguiente paso. La mayoría de estos magos suelen fallecer en el intento. 
  • Contención. Un grupo de magos trata de encerrar al leviatán en el interior de un espacio aumentado (que usa la misma forma de magia que las maletas que son más grandes por dentro). El sistema lo diseñó un mago peruano llamado Felipe Llanos, y consiste en disponer siete varillas metálicas que funcionan como una baliza o repetidor mágico, y que genera un espacio en su interior, generalmente un gran espacio natural (montañas, bosques, mares o desiertos) para poder combatir con el leviatán adecuadamente. 
  • Eliminación: Una vez la criatura ha sido contenida dentro de una de estas zonas de contención, el grupo de combate diseñado por la Confederación Internacional de Magos, junto con los apoyos militares que proporcione el Ministerio de Magia local, combaten y eliminan al leviatán. 

Activaciones del Protocolo Leviatán Editar

El Protocolo Leviatán ha sido activado un total de veintisiete veces en los cerca de tres siglos que lleva designado. Aunque, oficialmente, se considera que ha habido más avistamientos y presencia de leviatanes en el mundo mágico, y que no han sido debidamente notificados y puestos los mecanismos en marcha. 

En el siglo XXI sólo ha habido dos activaciones del Protocolo Leviatán, aunque las dos han sido sorprendentemente cercanas en el tiempo, lo que ha alertado a algunos de los miembros de la Confederación, que han comenzado a consultar a fuentes externas y a estudiosos y magizoólogos sobre lo que podría significar. 

La primera de estas dos activaciones fue en noviembre de 2024. En Tailandia apareció una criatura gigantesca con forma de dragón oriental, una enorme serpiente emplumada que ocupaba el tamaño de un pueblo pequeño en el cielo. Esta criatura tenía la capacidad de exhalar un aliento mortífero parecido al de los nundus, su piel era prácticamente insorteable por la mayoría de magia normal para este tipo de situaciones, poseía control sobre el viento y el trueno y podía hacer una forma primitiva de magia, y, una vez era derrotada, su cuerpo comenzaba a regenerarse si no era destruido inmediatamente. Hubo que acabar con ella tres veces. Murieron diecisiete de los magos más talentosos y más especializados en el combate del mundo mágico. Uno de ellos era inglés.

La segunda fue en abril del 2025. En las costas británicas, una serpiente marina tipo wyverno. Estaba recubierto de escamas verdes, desgastadas y plagadas de arañazos, tal vez algún día fueron lustrosas esmeraldas, pero a día de hoy solo parecían una férrea coraza. La forma se asemejaba mucho a la de un escualo, poseía una cola larga y musculosa que batía de lado a lado, dos aletas enormes a cada lado terminadas en púas y una cresta a la espalda. La criatura apareció en el Mar de Irlanda, y una escuadra de milicianos junto con un fuerza de choque, Robert Stevenson, fueron enviados a detenerla. Para sorpresa del gobierno y la Confederación, Stevenson consiguió detener a la criatura con ayuda de la Escuadra 6, sin necesidad de recibir los apoyos internacionales. Se teoriza por las declaraciones posteriores que este leviatán fue uno de los más débiles detectados históricamente.